Basta! en español

Basta! en español

Los controles fronterizos

Libre circulación suspendida: los defensores del clima no serán bienvenidos en Francia para la COP 21

Por Sophie Chapelle

El gobierno francés se prepara a restablecer los controles fronterizos durante un mes, el tiempo de la Cumbre Internacional sobre el Clima de Paris. Se ha tomado esta medida excepcional «en caso de amenaza grave contra el orden público o la seguridad interior». La sociedad civil, que pretende movilizarse masivamente, parece ser el principal blanco de la medida. Numerosas delegaciones procedentes de países del Sur tropiezan con dificultades para obtener sus visas.

Gas de esquisto

Shell fractura sin freno el planeta

Por Olivier Petitjean

Ucrania, la Patagonia, Sudáfrica, Túnez… La petrolera Shell va por todas partes en busca de gas de esquisto e hidrocarburos no convencionales. Esta búsqueda desenfrenada de un nuevo «El Dorado» petrolero amenaza de graves peligros medioambientales, en particular sobre las reservas de agua, ya amenazadas de sobreexplotación y contaminación. Por otra parte, la empresa anglo-holandesa está considerada «la empresa más agresiva en cuanto a destrucción de recursos naturales» según los «Premios Pinocho 2014», que «premian a las empresas que actúan totalmente contra el concepto de desarrollo sostenible».

Vivienda

Málaga y Bucarest: renovando edificios vacíos para crear espacios de solidaridad

Por Ana Luz Muñoz Maya, Marine Leduc

Los últimos años han sido un terreno fértil en Europa en el desarrollo de nuevas formas de utilización de edificios en estado de abandono, al margen de las clásicas ocupaciones. En dos ciudades situadas en los extremos de Europa, Bucarest y Málaga, algunas iniciativas recientes han conseguido cuestionar la noción de propiedad y de comunidad urbana. En Rumanía, jóvenes sin trabajo renuevan viejos edificios amenazados de demolición o de hundirse, con el acuerdo de los propietarios. En España, con la crisis económica que comenzó en 2008, las corralas surgen siguiendo el instinto de supervivencia humano: familias enteras se instalan en pisos que pertenecen a bancos y promotoras. Reportaje sobre el terreno: a la búsqueda de alternativas por una vivienda digna mientras, cada día, los desahucios continúan, tanto en Rumanía como en España.

Justicia climática

«Seguimos movilizando a más gente, bloqueando minas, puertos, oficinas corporativas»

Por Collectif

A última hora de la noche, los 194 países de la Convención Marco de la ONU sobre el cambio climático, finalmente encontraron a un acuerdo. Lejos de ser satisfactorio, este acuerdo pone en peligro cualquier «acuerdo histórico» en París. En una declaración, quaranta organizaciones dicen que van «a retomar el poder de aquellos que no velan nuestros intereses». «Estamos luchando por la supervivencia, por la seguridad y la seguridad de nuestros hogares y medios de vida frente a los desastres climáticos.» Nuestro sitio web Basta! publica su declaración.

Calientamiento global

En el Perú, mientras que los dirigentes debaten sobre el clima, los movimientos ecologistas son fuertemente reprimidos

Por Viviana Varin

Los dirigentes del planeta se vuelven a encontrar, en Lima, para una nueva conferencia sobre el clima, un año antes la de París. El Perú, a pesar de ser un país fuertemente amenazado por el calentamiento global, está lejos de ser ejemplar. Frente a las movilizaciones de la sociedad civil y de los pueblos indígenas contra varios proyectos extractivos destructores, el gobierno no duda en endurecer la legislación para reprimir de forma violenta e impune toda protesta. Es más, considera a muchos contestatarios como «terrucos». La COP 20 tendrá lugar en el mismo cuartel general del ejército, el Pentagonito, centro de tortura y desapariciones durante el conflicto armado.

Cambio Climático

Boicotear a la industria petrolera : «El enemigo número uno de la supervivencia de nuestra civilización»

Por Maxime Combes, Nicolas Haeringer

Las emisiones de gas de efecto invernadero aumentan a un ritmo sin precedentes, afirma el informe del GIEC publicado el 13 de abril. Es tal la urgencia que la ONU ha señalado la responsabilidad de las industrias petrolera y de gas. El Nobel de la Paz, el arzobispo surafricano Desmond Tutu, llama, inspirándose en el boicot contra el apartheid, a boicotear a las industrias fósiles. Los fondos de inversión comienzan a retirarse de las compañías petroleras debido a las movilizaciones en los EEUU contra la construcción de oleoductos o en Europa contra la explotación de los hidrocarburos de esquisto. ¿Seguirá Francia esta tendencia?